viernes, 5 de diciembre de 2014

Beber de la charca sucia

La falta de acceso a fuentes de agua potable en Chad afecta a la salud de los niños. Este documental de Oxfam busca recaudar fondos para construir pozos.

Empezó a llover el 17 de julio. Todos en Midjiguir, en la región de Guera (Chad), recuerdan la fecha. El agua llegaba más tarde de lo habitual. La estación húmeda se había hecho esperar en esta zona de clima saheliano en la que la población depende de la lluvia para sobrevivir. En esos meses, de julio a septiembre, se cultiva el 80% del cereal que necesitan para comer durante todo el año. Y, sobre todo, pueden llenar bidones de las charcas sucias que se forman por las precipitaciones. Para beber. Así lo hace Achta Fadoul, una mujer de 28 años y madre de seis hijos, protagonista del documental grabado por Oxfam Intermón (OI) para denunciar la situacion de escasez hídrica y de alimentos que padecen la mayoría familias en aquel país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario