lunes, 1 de diciembre de 2014

Los niños no deberían morir de sida.

En los últimos años ha avanzado mucho en la lucha y el tratamiento contra el VIH/sida pero queda una gran asignatura pendiente: la enfermedad en los más pequeños.

Cada día 500 niños mueren de sida en todo el mundo, la mayoría de ellos en países africanos y asiáticos de renta baja. Dicha cifra puede parecer relativamente baja en comparación con las 4.000 muertes de personas adultas. Pero pensándolo bien, se trata de un total de 210.000 niños que mueren cada año de una enfermedad tratable. 

Es sabido que los niños infectados por el VIH tienen mayor probabilidad de vivir con salud si reciben tratamiento tan pronto como sea posible.


No hay comentarios:

Publicar un comentario