sábado, 3 de enero de 2015

Por ser ellas

Los derechos de las niñas en Etiopía están en entredicho.

Erradicar los matrimonios forzosos o la ablación y garantizar el acceso a la educación son algunas de las necesidades más urgentes.

Por ser niña no irás a la escuela. Te quedarás en casa para ayudar con las tareas del hogar y cuidar a los hijos que nazcan después de ti. 

Por ser niña cargarás 25 litros de agua sobre tu espalda a diario durante horas desde que tengas siete años o menos. O tanta leña que quien te mire por detrás solo podrá distinguir tus delgadas piernas aguantando, milagrosamente, todo ese peso. 

Por ser niña harás todo esto descalza porque los chicos tendrán prioridad a la hora de obtener unos zapatos. Por ser niña, tu padre elegirá un marido para ti antes de que sepas el significado del matrimonio y, mucho menos, de la maternidad. 

Por ser niña te mutilarán los genitales y durante toda tu vida sufrirás dolores e infecciones. 

Por ser niña, parirás todos los hijos que tu marido decida y serás responsable de alimentarlos y salvar sus vidas si enferman. 

Por ser niña trabajarás en el campo de sol a sol, también cuando estés embarazada. 

Así será tu vida hasta el día de tu muerte, que posiblemente llegará antes de que cumplas los 58 o los 65 años, según el informe que se mire, porque esa es la esperanza media de vida en tu país.



No hay comentarios:

Publicar un comentario