martes, 7 de abril de 2015

El peligro de los niños modelo está en las webs

“No estaba todo el papeleo. Todos los menores tienen que estar dados de alta y con todos los permisos”, explicaba Miquel Rodríguez, responsable de Comercio de la Generalitat de Cataluña, ante la ausencia de la modelo de nueve años, Kristina Pimenova, en el desfile de la marca Cóndor. “La niña más guapa del mundo”, como se la conoce, ha vuelto a reabrir el debate sobre la pertinencia de que los menores se conviertan en estrellas del modelaje o la interpretación y sobre la legislación (o la carencia de ella) que regula en España su trabajo. En una época en la que casi 700.000 personas siguen en Instagram las andanzas de la pequeña top rusa, en la que Prada, Chanel o Jean Paul Gaultier suben a la pasarela a preadolescentes junto a maniquíes adultos y en la que proliferan los blogs de niños vestidos como adultos (y gestionados por sus padres) cabe preguntarse si la exposición pública de la infancia se está yendo de las manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario