lunes, 6 de abril de 2015

La enfermedad silenciosa que frena la ofensiva de los yihadistas del Estado Islámico

La rápida propagación de la Leishmaniasis, que provoca la aparición de úlceras dolorosas, fiebre y pérdida de peso, se debe a las pésimas condiciones higiénicas de los territorios del «califato».


Un castigo divino para los bárbaros de la sharia? Esto puede leerse con tono sarcástico en los foros anglosajones donde se ha multiplicado la noticia, publicada por «Mirror», de la rápida propagación de Leishmaniasis, una enfermedad que provoca la aparición de úlceras dolorosas, fiebre y pérdida y, si no es tratada a tiempo, destruye el bazo y el hígado de quien la padece, llevándolo en los peores casos hasta la muerte.

La rápida propagación de esta enfermedad se debe a la contaminación y especialmente a las pésimas condiciones de higiene a las que están sometidos los habitantes del «califato» yihadista. Ya han sido registrados cerca de 100.000 casos, según informa «The Sun». En este escenario, la capital del «califato» en Siria, Raqqa, es donde se encuentra el principal foco de riesgo entre la población.


No hay comentarios:

Publicar un comentario