jueves, 28 de mayo de 2015

“Sabía que sufría acoso, lo denuncié, pero mi niña está muerta"

Vanesa y Mohammed, los padres de la niña que se suicidó tras sufrir acoso escolar, relatan las últimas horas de vida de Arancha.


Vanesa trabaja de noche limpiando y acaba el turno a las seis. Todas las mañanas, al llegar a casa, aguarda un rato antes de acostarse para ver despertarse a sus dos hijos.

Lo hizo todas las mañanas menos la del pasado viernes. “Ese día me dormí, ese día me dormí”, llora la mujer, sentada junto a su marido. Su hija Arancha, de 16 años, se suicidó apenas una hora después. La familia había denunciado el 29 de abril en la comisaría un caso de acoso escolar en el centro en el que la adolescente cursaba 3º de secundaria, el instituto Ciudad de Jaén, en el sur de Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario