domingo, 21 de junio de 2015

Trabajar hasta el desmayo en las fábricas de Camboya

Las operarias de las fábricas se desvanecen en masa por coser 14 horas al día.

El Gobierno quiere acallar con nuevas leyes a sindicatos y ONG.

En 2014, más de 1.800 empleados perdieron la consciencia por la precariedad.

La visita de personal de Armani llevó a una factoría a poner aspersores contra el calor

El salario es de unos 100 euros al mes, a 40 grados sin ventilación y con poca higiene.

Tras enloquecer durante años con sus protestas, la última vez que unieron sus voces las 600 trabajadoras de la fábrica taiwanesa de Kin Tai, en Camboya, fue en un improvisado grito de alegría. Después de un lustro de lucha sindical, las mujeres que cosen los jeans Armani -que cuestan en Occidente más que sus salarios mensuales- acababan de recibir algo poco frecuente: una buena noticia. La empresa se comprometió con Armani a instalar un sistema de irrigación que salpique agua sobre las planchas metálicas que hacen de tejado, aliviando unas décimas la temperatura infernal que registra la fábrica y donde cosen hasta 14 horas seguidas para amasar un sueldo de apenas 100 euros al mes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario