viernes, 5 de febrero de 2016

Así es la vida en un pueblo amenazado por Boko Haram


Mariama: “No quiero volver a mi pueblo, tengo miedo”.


Mariama, de etnia kanouri, es una de las jóvenes huidas de la violencia de Boko Haram del pueblo de Argou Goumseri, junto a la frontera entre Níger y Nigeria. Ahora vive a pocos metros de la carretera Nacional 1, del lado nigerino, en un pequeño refugio hecho de paja y alfombras. “No quiero volver, allí teníamos a los de Boko Haram a muy poca distancia y teníamos constantes problemas con ellos, me da miedo que me secuestren como ha pasado a tantas jóvenes nigerianas”, asegura. Muchos de los nuevos desplazados se van a dormir por la noche lejos de los asentamientos porque siguen temiendo ataques. Para hacer fuego y calentarse o cocinar y para construir sus refugios han cortado las ramas de los árboles cercanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario