miércoles, 30 de marzo de 2016

Ban Ki-moon no logra el apoyo del Consejo de Seguridad ante Marruecos

La expulsión de 73 miembros de la ONU en el Sáhara pone en peligro la misión para la consulta sobre la independencia.


Las relaciones entre la ONU y Marruecos nunca habían estado tan tensas desde que en 1991 comenzó su andadura la Misión de las Naciones Unidas para el referéndum del Sáhara Occidental (Minurso) con el fin de preparar una elecciones en las que el pueblo saharaui pueda elegir entre la independencia y la integración con Marruecos. Hoy por hoy, el referéndum está más lejos que nunca de celebrarse. Marruecos se niega a readmitir a los 73 empleados civiles de la Minurso que expulsó la semana pasada del Sáhara y a reabrir la oficina de enlace militar que la ONU tiene en la ciudad de Dajla (Antigua Villa Cisneros). en el sur del Sáhara Occidental. Sin la presencia sobre el terreno de esos empleados la misión de la ONU, ya de por sí estancada durante 25 años, verá peligrar su mandato a medio plazo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario