miércoles, 16 de marzo de 2016

Enfermos porque sus padres quieren

Ni falta de acceso, ni fallos en los fármacos. Un estudio estadounidense achaca a la falta de vacunación los brotes de enfermedades prevenibles como el sarampión. 

El 27 de junio de 2015 fue un día de luto para una familia de Olot, pero también para la Medicina Preventiva. Ese día fallecía en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Vall d'Hebron un niño de seis años víctima de la difteria, una enfermedad desaparecida en España desde hacía tres décadas. La patología no había desaparecido por casualidad, la ciencia tenía una explicación clara sobre ello. Pero los padres del menor habían decidido ignorarla. La vacunación en España no es obligatoria y, aunque de forma mucho más tímida que en EEUU, el movimiento antivacunas se ha ido estableciendo en los últimos años en nuestro país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario