martes, 15 de marzo de 2016

Volver a ver Nepal

Un método revolucionario de bajo coste, testado internacionalmente, ha devuelto la vista a 100.000 ciegos en países en desarrollo.

Ven sólo lo que recuerdan. Llegan trastabillados. Muchos descalzos, tanteando la rugosidad del suelo desenfocado bajo sus pies. Los familiares los traen de la mano, sus miradas clavadas en el horizonte opaco. Algunos son porteados durante kilómetros de montaña hasta el campamento instalado junto a la clínica local. Una habitación sirve de dispensario y preparación de los enfermos. La otra es el quirófano improvisado en el que dos médicos operan sin descanso. Una pantalla muestra el ojo sobredimensionado, la inconfundible mancha sobre la pupila —blanco sobre negro— y el bisturí cortando el gelatinoso líquido bajo la córnea. Cinco minutos después, la diminuta catarata amarillenta descansa sobre la palma de la doctora Kavita Dhakhwa. Una cirugía que repetirá un centenar de veces para devolver la vista a otros tantos ciegos durante el fin de semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario