domingo, 10 de julio de 2016

Carlos, el niño al que dormir le puede matar

Padece el síndrome de Ondine. En España hay 40 personas diagnosticadas. Así viven.

El sueño de Carlos es la pesadilla de sus padres. Hace poco que ha amanecido y María se acerca a la cama de su hijo. El dormitorio está a oscuras. De fondo suena una respiración honda, estremecedora en mitad del silencio. “Despierta, Carlos”, dice con voz templada. Pero él duerme. Apenas atina a mover los párpados. Una mascarilla tapa su nariz y, con una frecuencia fija, una burbuja de aire atraviesa el tubo al que está conectado y llena sus pulmones. Respira. “Carlos, vamos”, insiste. Vuelve a respirar. Por fin reacciona. Abre los ojos. Y ahora la que resopla tranquila es María. Su hijo le ha ganado el pulso a una nueva noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario