sábado, 24 de septiembre de 2016

Los carburantes intoxican África

Estos productos estarían prohibidos en Europa por superar los límites de azufre.

El aire 'sucio' provoca problemas respiratorios o enfermedades como el cáncer.

Cuando el cielo se pone gris y anuncia lluvia, todas las motos y coches que se encuentran en las carreteras de Bamako, la capital de Malí, deciden irse rápidamente antes de que la tormenta torrencial comience a inundar la ciudad. Ocurre a menudo que las prisas por protegerse crean el caos en el asfalto haciendo que incluso haya quienes tomen sentido contrario. Un coche se salta un semáforo, otro prefiere tomar un atajo que también han decidido 10 vehículos más, el transporte público intenta adelantar cortando la circulación del resto de conductores, la policía no sabe cómo gestionar que un camión haya quedado atravesado entre dos carriles y un joven les echa un cable, a pesar de no ser su trabajo, mientras una moto intenta huir de aquel jaleo cruzando al carril de enfrente. Resultado: atascos interminables con bocinas como banda sonora y con olor a combustible quemado. Y humos. Humos de toda la gama de grises hasta llegar, incluso, al negro. Mientras los conductores están preocupados por salir de aquel percal lo que realmente debería preocuparles pasa desapercibido a sus ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario