sábado, 23 de diciembre de 2017

Karim, el nuevo símbolo de la Siria castigada

Karim, un bebé víctima de dos bombardeos, se ha convertido en un símbolo del sufrimiento de los más de 400.000 civiles atrapados en Guta

El Gobierno sirio celebraba ayer por la mañana en Alepo, con gran pompa militar, un año de la salida de sus opositores de la urbe, que culminaba seis meses de un asedio salvaje que se había cebado especialmente con la población civil. Mientras tanto, en Guta Este, un distrito a 15 kilómetros del centro de Damasco, otro cerco proseguía. El sufrimiento de los desarmados en aquel rincón, atrapados entre todos los frentes, se ha encarnado en Karim, un bebé al que dos bombardeos dejaron huérfano y tuerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario