sábado, 30 de diciembre de 2017

Unos 220.000 niños son amenazados por las minas antipersona y otras armas explosivas en el este de Ucrania

Los niños juegan y van a la escuela por caminos llenos de explosivos sin detonar.

Según Unicef, cada semana un niño es víctima de estos artefactos.

El este de Ucrania es ahora uno de los lugares más contaminados del mundo por minas antipersona y restos explosivos de guerra. UNICEF advierte que esto pone en peligro a unos 220.000 niños que viven, juegan y van y vuelven de la escuela por caminos plagados de explosivos sin detonar.

“Es inaceptable que lugares donde apenas hace cuatro años los niños podían jugar seguros ahora estén cubiertos de explosivos mortales”, ha lamentado Giovanna Barberis, representante de UNICEF Ucrania. “Todas las partes en el conflicto tienen que frenar inmediatamente el uso de armas horribles que contaminan comunidades enteras y ponen en peligro constante la integridad y la vida de los niños”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario