martes, 16 de enero de 2018

China trata de evitar una catástrofe medioambiental tras el hundimiento del petrolero iraní

Es el mayor derrame procedente de un barco en décadas. La mancha de combustible se extiende por un área de cerca de de 120 kilómetros cuadrados en el mar del Este.

Los equipos de limpieza marina chinos tratan de evitar lo que podría convertirse en una gravísima catástrofe medioambiental tras el hundimiento el domingo del petrolero iraní Sanchi en aguas del mar del Este de China. El naufragio ha dejado una mancha de petróleo de cerca de 120 kilómetros cuadrados. El Sanchi, que llevaba a la deriva ocho días tras chocar la semana pasada contra un carguero de Hong Kong a 300 kilómetros al oeste de Shanghái, transportaba una carga de 136.000 toneladas de petróleo y cerca de un millar de toneladas de diésel para sus motores, el mayor derrame procedente de un barco en décadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario